jueves, 6 de diciembre de 2012

Diez consejos para fomentar en los niños la lectura


http://www.padresonones.es/noticias/ampliar/551/animales-a-leer


Si tu hijo todavía no se ha aficionado a leer, tu puedes ayudarle. Los libros pueden convertirse en unos grandes amigos con los que vivir mil aventuras


La afición a la lectura puede momentarse desde pequeñitos.  Si tu hijo todavía no se ha aficionado a la lectura te damos 10 consejos para animarle a leer. ¡Y sobre todo no te olvides de darle ejemplo!

1.-Hazle partícipe de los libros que compras para él y que opine sobre ellos.

2.-Visitar alguna biblioteca o librería especializada y compartir y disfrutar con ellos el hecho de conocer nuevos libros.

3.-No utilizar en ningún momento la lectura como trabajo-castigo. Leer siempre debe ser un premio.

4.-Sorpréndele de vez en cuando con el regalo de un Tebeo o Cuento.

5.-Sus libros han de estar en un lugar especial. “El rincón de leer” debe ser una zona agradable.

6.-Es un momento de pasarlo bien. La lectura de ocio puede realizarse sentado en un sillón, en el suelo o en la cama.

7.-Lee delante de ellos. Comentar entre los adultos lo interesante de un libro concerto.

8-Para favorece el hábito, procura propiciar la lectura a una hora determinada.

9.-Lecturas fáciles y en tiempos breves motivan a seguir leyendo.

10.-Para cada edad, un libro recomendado. Para cada niño o niña, un cuento determinado. Con texto o sin él, manuscrito o de imprenta, con muchos dibujos o con pocos, con viñetas o sin ellas…Hay que respetar los gustos de cada lector.

martes, 4 de diciembre de 2012

7 Cuentos japoneses recomendados para los papas


 7 Cuentos japoneses recomendados

No solo vamos a publicar cuentos para niños, a los adultos también nos gusta leer. 
De la literatura japonesa solo conocemos una pequeña fracción que ha sido traducida al español. Sin embargo, en la lectura de los autores que han llegado a nuestro idioma podemos encontrar maravillosas obras literarias. 
A continuación recomendamos 7 cuentos japoneses que son un abrebocas a la lectura de esta gran literatura. Haciendo click sobre el titulo del cuento pueden leer una versión online del mismo.


1. Rashomon - Ryunosuke Akutagawa

2. En el bosque - Ryunosuke Akutagawa

3. La perla - Yukio Mishima

4. Un abrazo - Yasunari Kawabata

5. Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril - Haruki Murakami

6. El hombre de hielo - Haruki Murakami

7. Mujer de pie - Yasutaka Tsutsui


http://lecturasindispensables.blogspot.com.es/2012/12/7-cuentos-japoneses-recomendados.html

viernes, 30 de noviembre de 2012

JUEGA Y LEE

COMBINACIÓN DE VIDEO JUEGO Y LIBRO, MERECE LA PENA PROBARLO.

PINCHA EN LA IMAGEN PARA ENTRAR A LEER Y JUGAR.


martes, 27 de noviembre de 2012

EL ESQUELETO DE LA CLASE 101

Premio del Jurado del Concurso "100 cuentos cortos para jóvenes" organizado por Fundación Telefónica de Argentina: "“El esqueleto de la clase 101” de Daniela Ianini (16 años) .


 

viernes, 23 de noviembre de 2012

BANCO DE TEXTOS

ESPECIALMENTE DEDICADO A TERCER CICLO. MUY INTERESANTE PARA LA MEJORA DE LA COMPRENSIÓN LECTORA

PINCHA EN LA IMAGEN


miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cinco claves para amar los libros


Las claves para que un niño adquiera el gusto por la lectura son infinitas, pero el académico Daniel Cassany señala que hay tres aspectos imprescindibles.
“El niño tiene que tocar el libro, la parte física importa; debe tener a alguien que le facilite el acceso a los textos; y debe comprender que los libros le permiten ser mejor, hacer cosas que otras no le permiten”. Para el escritor e investigador español, leer no es solo ‘oralizar’ en voz alta sino “entender que el mundo en el que vivimos hay flores, sofás… pero también hay libros y esos sirven para lograr cosas importantes”. Recalca que la lectura no empieza en el momento que el niño aprende a leer sino antes, desde que aprende a pasar las páginas de un libro, así sea uno que solo tenga imágenes. Cassany recuerda que es imposible pretender que a un niño le gusten los libros si no conoce cómo pasar bien con ellos. Muchas veces el único contacto con los textos es en la escuela, como obligación. “Cuando hay castigos e imposiciones no se va a crear una actitud positiva hacia la lectura”. Vídeo DANIEL CASSANY Daniel Cassany, profesor e investigador de análisis del discurso
  • Es un error pensar que la lectura es solo cuestión de la escuela. La familia, no solo los padres sino los demás integrantes, deben involucrarse en el aprendizaje del niño.Es imprescindible que ellos ayuden a que el menor adquiera ese gusto por la lectura. No deben esperar a que él o ella tenga edad para leer, sino empezar leyéndoles textos ya sean cuentos o libros . Una buena alternativa es que cada noche, antes de dormir, le lea una historia. La transmisión oral es también una manera de que ellos se interesen por los libros. Puede elegirlos solo con imágenes e inventarse historias para luego pasar a los que ya tienen texto. Modular la voz y pedirle que él cambie el final de la historia son maneras de que ambos se involucren en el ejercicio. Cuando un familiar le dedica tiempo, así sea unos minutos diarios, a que el niño esté en contacto con la lectura, el menor tendrá una probabilidad mucho mayor de que, cuando sea adulto, disfrutará de la lectura. También pueden sentarse juntos a escribir un correo electrónico. Aunque no sepa escribir, entenderá que eso le permite comunicarse con otros.
  • Compartir, conversar y participar. Cuando su hijo ya aprenda a leer y tome un libro, no lo deje solo. Muestre que le interesa lo que está leyendo, pregúntele sobre el texto y así lo ayudará a desarrollar su lectura comprensiva. Desde que es pequeño, ayúdelo a que se genere ese interés por el libro físico, muéstrele las imágenes y que él describa lo que ve, lo que cree que sucede. Esté atento a todo lo que él dice. Usted debe entender que el libro es un instrumento que necesita ser mediado y que el menor de edad requiere de alguien que le enseñe a utilizarlo. Hay varias maneras de despertar y aumentar la atención e interés de ellos frente a los libros. Idee diferentes maneras para que el texto no se quede solo en la oralización sino que haya una retroalimentación. Elija un libro y léaselo durante varias noches seguidas, así se crea un buen hábito y él esperará el momento con ganas.
  • Enséñeles con el ejemplo. Procure que su hijo lo vea leer de manera frecuente y, si es posible, coméntele qué está leyendo, así también puede despertar más interés. Cuando ellos ven a sus padres leer entienden que es una actividad que disfrutan y de alguna manera se motivan más. Si a usted no le gusta leer, al menos intente no transmitirle ese sentimiento de rechazo porque puede que también lo adquiera. Busque una persona cercana, su esposo o esposa, otro hijo, un primo, cualquiera que pueda dedicarle un tiempo a su hijo para compartir la lectura. Es mucho más difícil que un niño se enganche con la práctica de la lectura si en casa nunca ha visto a sus familiares con un libro.
  • Llévelos a la biblioteca. Si en su casa no tiene demasiados libros o no tiene la posibilidad de comprarle varios textos para que los tenga en su cuarto, las bibliotecas son la mejor opción. Hay públicas y privadas y por lo general sí tienen la sección de niños. En las bibliotecas hay actividades para los niños como teatro infantil, clases de música, de pintura, de cerámica, otras actividades culturales que también se combinan con la lectura. En la biblioteca el niño puede compartir más con sus padres, es una interacción más rica porque está rodeado de textos y puede comprender la importancia que tiene el acceso a los libros. Procure que esta visita se vuelva un buen hábito . Como parte de la lectura también se puede escribir pequeños textos sobre lo que recién ha leído.
  • No le tema a la tecnología. La computadora y la televisión son muy valiosos por toda la información que proporcionan. Véalos como herramientas que ellos pueden manejar y aprovechar. Debe tener en cuenta los horarios para el uso de la computadora y para ver televisión. Considere que hay programas de televisión educativos, priorice esos. Antes de ver un programa conversen sobre lo que van a ver y aprender. Cuando se acabe pueden conversar sobre lo visto. Los diálogos y la retroalimentación también son parte de despertar ese interés por conocer nuevas cosas. Hay que ver críticamente la televisión, entender que transmite diferentes discursos. Tampoco les prohíba los programas de entretenimiento pero procure que los vea menos. Cuando tenga algún deber puede ayudarlo a consultar en Internet y en una enciclopedia que tenga en casa. Comparen los resultados de los textos juntos.
.
Fuente: Diario EL COMERCIO

viernes, 9 de noviembre de 2012

LA ESCUELA DE CINE NOS INVITA A LEER

La escuela de cine de Zaragoza El perro andaluz, ha preparado un montaje audiovisual en el que nos anima a leer.

martes, 23 de octubre de 2012

Hundred Zeros es un catálogo actualizado con frecuencia de los libros más vendidos que estén libres en Amazon España.

HUNDRED ZEROS

Hundred Zeros es un catálogo actualizado con frecuencia de los libros más vendidos que estén libres en Amazon España. También puede descargar y leer libros electrónicos de Kindle en su computadora, móvil, tableta o el navegador web.

sábado, 20 de octubre de 2012

5 finales de novela que nunca leíste


1. Drácula (1897)


En la obra icónica del novelista irlandés Bram Stoker, Drácula, originalmente, Mina Harker, la protagonista, dejaba a su prometido, Jonathan, y se entregaba voluntariamente al monstruo para que la convirtiera en vampira y pasar junto a él la eternidad.
El editor de Stoker le obligó a cambiar este final tan macabro, sobre todo en el contexto de la sociedad puritana en el que se habría publicado.


2. El libro de la selva (1894)


En la primera versión que redactó Rudyard Kipling, Mowgli era asesinado por el tigre Shere Khan. Con este final tan oscuro, el autor quería poner de manifiesto que la jungla siempre acaba por devorar al ser humano.
La editorial no quedó nada satisfecha con el final, y presionó a Kipling para cambiarlo por otro menos sombrío, en el que el protagonista logra acabar con el sanguinario felino haciendo que lo aplaste una manada de bueyes.

3. La isla del tesoro (1883)


En el primer manuscrito de Robert Louis Stevenson, los exploradores descubrían finalmente que no existía ningún tesoro enterrado en la isla.
Tal vez hubiera sido un final más verosímil, habida cuenta de que no hay registros históricos que demuestren la existencia de ningún mapa del tesoro, y menos todavía señalado con una X: fue un recurso inventado por Edgar Allan Poe, Robert Louis Stevenson y otros escritores por el estilo, no por el capitán Kidd y Barbanegra.

4. Pinocho (1882)


Carlo Collodi, el autor del relato de Pinocho, tenía previsto finalizar su novela en el capítulo 15, con Pinocho siendo ahorcado por el Zorro y el Gato como castigo a sus ambiciones. Llegó incluso a escribir el cruel desenlace: “No tuvo fuerzas para decir nada más. Cerró los ojos, abrió la boca, estiró las piernas y, dando una gran sacudida, se quedó tieso”. Horrorizado, su editor le obligó a suprimir ese pasaje y a escribir otros veinte capítulos de carácter más infantil.
No es extraño un final tan agresivo, puesto que Carlo Collodi era amigo de las fiestas y amante de las mujeres, y también un anticlerical contumaz. Sin embargo, cuando no estaba empinando el codo o divirtiéndose en alguna alcoba, Collodi publicaba por entregas este serial infantil titulado Storia di un burattino (Historia de un títere).
Con todo, la obra también fue objeto de críticas y censuras, pues presentaba a un niño mentiroso y travieso, quizá una proyección del propio Collodi. Sin ir más lejos, en Estados Unidos se publicó una versión de Pinocho más moderada y políticamente correcta.

5. El rey Lear (1605)


En esta obra de Shakespeare, casi todos los personajes mueren. Así que en 1780, el editor británico Samuel Johnson quiso dulcificar el desenlace de la obra, encargándole la reescritura del mismo a Nahum Taye. En la reescritura debería suprimirse los pasajes más cruentos, y Cordelia y Lear también debían acabar juntos. Al final, esta versión light tuvo bastante éxito, hasta el punto de que la versión original de Shakespeare no volvió a representarse hasta mediados del siglo XIX.


http://www.papelenblanco.com/metacritica/5-finales-de-novela-que-nunca-leiste-a-pinocho-lo-ahorcaba-mina-harker-se-entrega-a-dracula-o-mowgli-era-asesinado-por-el-tigre

martes, 18 de septiembre de 2012

Volvemos a contaros cuentos

Con el nuevo curso vamos a volver a colgaros cuentos que podéis escuchar y animaros a leer otros divertidos relatos.

miércoles, 25 de abril de 2012

NUESTRO CUENTO CORPORATIVO

TERMINADO Y CERRADO

UN TREN LLENO DE POEMAS

Un día de primavera, los alumnos y las alumnas del cole se dirigen a la estación de las letras para comenzar un maravilloso viaje con un destino misterioso .
Los nervios están a flor de piel, la máquina comienza a calentarse, el humo del vapor de la lectura es cada vez más denso, y nos impregna de curiosidad por todas las historias que se van a desarrollar dentro de sus vagones.
Antes de partir, todo el mundo se asegura la distracción y el divertimento para todo el camino. El revisor, un viejecito simpático, amable y un poco alocado se presenta a todos los viajeros como Quijote el de la Mancha, a su lado, su ayudante, un tipo pequeño y regordete, ayuda a cargar con todos los libros.

Pero cuando estaba todo a punto, apareció una figura sospechosa que se reía malvadamente. Este personaje estaba tapado con una capa y no parecía tener buenas intenciones. De repente empezó a hablar y dijo: Odio los libros, los odio con toda mi alma, por eso tendréis que buscar la locomotora de este tren en este libro que odio tanto como los demás. Desapareció el personaje sospechoso y la locomotara pero dejó un libro.
Las tapas estaban llenas de polvo, parecía que en muchos años nadie lo había abierto. Era un polvo extraño, de color dorado. Juan sopló y un genio tomó forma.
El genio era grande y dorado. Fumaba una gran pipa y de ella en vez de humo, salían unas enormes letras de colores. El genio les dijo que era la pipa de la sabiduría y quien la poseyera sería uno de los más sabios. Los niños lo miraron extrañados, pues nunca antes habían visto una pipa tan original.
El genio se estiró y se dirigió a Juan. ¿Quién eres y de dónde vienes?. Juan respondió, hola me llamo Juan, ¿eres un genio realmente?. El genio respondió así es Juan llevo muchísimos años encerrado en estas tapas, ¿en qué puedo ayudarte?. Un tipo misterioso que odia los libros ha encerrado la locomotora de este tren en este libro. ¿Puedes ayudarme a buscarla?. El genio respondió va ser una tarea dificil pero estaré contigo hasta el final, por muchos peligros que haya.
No sé por donde empezar a buscar dijo Juan y el genio le contestó,  empezaremos por la primera página de este libro, a ver hacía que misterios nos conduce. Vamós a comenzar una gran aventura.
En la primera página, un señor deconocido nos dijo: !Tendréis que pasar muchos retos, para resolver todo lo que necesitais! !en total hay diez retos que tendréis que resolver! !Entraréis solos, pero al final de este libro saldréis juntos con la respuesta. Les avisó el señor DESCONOCIDO.

El genio se acordó de una cosa , como había estado tantos años dentro del libro ya no se acordaba. Le dijo a Juan : No me había acordado pero como soy un genio para pasar todos los retos me puedes pedir deseos, pero solamente tres deseos.Juan le dijo: Gracias me ayudaran bastante con los retos. Juan empezó a pedir muchos deseos y cuando solo le faltaba uno el genio le avisó, ten cuidado solo te queda un deseo. Juan pidio: !Quiero tener tres deseos más !. Y así fue el genio se lo hizo.
Y nos pusimos manos a la obra,(bueno las manos no).Leímos el primer reto,que consistía en entrar en el primer vagón.Y cual fue nuestra sorpresa cuando al entrar en él estaba lleno de chocolate y caramelos,¡pero mucho cuidado!,teníamos que pasar al segundo vagón sin probar ni comer nada.¿Lo conseguiremos?

Dos niños se acercaron y nos animaban a comer, se llamaban Hansel y Gretel, tenían mucho interés en que probásemos todos los dulces del compartimento, imagino que si había alguien que engordase más que ellos podían evitar su encuentro con la bruja. De todas formas nuestra misión era no probar los dulces.
Juan estaba muy inquieto al igual que sus compañeros pero él pensaba en que si no lo conseguía perdería la locomotora y no podrían viajar. Así que le dijo a sus compañeros que fueran fuertes y aguantarán las ganas de comer chocolate y caramelos. Y así lo hicieron. El genio muy atento les dijo: ¡Muy bien chicos! Hábeis tenido una fuerza de voluntad increible. Recordad que os quedan tres deseos.
Nos escondimos y pudimos ver como en una caja de galletas guardaban la llave de acceso al vagón dos. La cogimos y... vimos a una bruja malvada que hacía un conjuro para convertirnos en golosinas,pero Juan dijo rápidamente al genio que el conjuro rebotara. El genio rápidamente actuó y el conjuro rebotó en una clase de escudo que le dio a la malvada bruja y convirtió a la bruja en un regaliz.
Un regaliz tan pequeño que un chico muy glotón del cole se lo comió y la bruja desapareció para siempre ( porque después lo iba a cagar). Cogió la llave, era súper pequeña, pero mirando bien todos juntos la encontraron . El jefe del grupo Juan la cogió y se dirigieron todos juntos a la siguiente puerta para pasar al siguiente vagón. En el siguiente vagón les esperaba otro reto, pero aun más dificil(porque cada vez que pasas al siguiente vagón se va haciendo el reto más dificil). Abriron la puerta y... se encontraron con Sancho que les informó del secuestro de Quijote el revisor, la misión era rescatarle y para ello debían encontrar a alguien a quien le faltaba una mano, pero Sancho no recordaba su nombre. Un pasajero que dijo llamarse Quevedo se ofreció para ayudarles y se interesó por el genio, al que el ayuno de dulces le había deformado la nariz con estas palabras:
" Érase un genio a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un pez espada muy barbado."
Todos rieron pero al genio no le hizo mucha gracia...

Porque se le había hinchado la nariz y le dolía muchísimo. Juan les dijo a los alumnos de todo el cole que ahora no tenían un problema para solucionar, eran dos. Un niño muy majete y con gafas dijo: "puede ser que el malvado con la capa que se llevó la locomotora tambien se haya llevado a Quijote".

"Pues tenemos que buscar a ese hombre, porque solo así sabremos donde está Quijote" respondió Juan y rápidamente se dirigió al genio y le pidió un deseo: "Deseo que haya algún tipo de pista para que sea más facil encontrar a ese hombre tan malvado que se llevó a Quijote"
El genio rápidamente cumplió el deseo que Juan había pedido
Así que cogió su pipa, la encendió y un montón de letras comenzaron a salir hasta componer el siguiente acertijo:
Un guardia pregunta a cada visitante:
Guardia: ¿Para qué viene usted aquí?
Si el viajero contesta con verdad, todo va bien. Pero si contesta con mentira es ahorcado allí mismo.
Un día, un visitante contestó:
Visitante: ¡He venido aquí para ser ahorcado!.
Los guardias se quedaron perplejos. Si no ahorcasen al sujeto, éste habría mentido, y por ello debería ser ahorcado. Pero si lo ahorcasen, habría dicho la verdad, y no debería ser ajusticiado.

Así que Juan contestó que para ser justo lo que había que hacer es ser clemente y dejar libre al pasajero.

Todos aplaudieron y la puerta del vagón se abrió de par en par dejándoles pasar al siguiente compartimento del tren, donde estaba Quijote sano y salvo. Allí con él estaba un señor ciego de la mano de un muchacho que decía llamarse Lázaro y que se dirigía a Tormes. En el suelo del vagón se encontraron con un sobre, lo abrieron y al leer...


Si habéis llegado hasta aquí es porque sois muy listos pero faltan aún muchas pruebas para llegar a la locomotora.Suerte porque la vais a necesitar.
La carta estaba firmada por el malvado  personaje se llamaba Malo Malisimo

Se quedaron boquiabiertos al ver que era muy dificil pero Juan les calmó a todos diciendo: "no os preocupéis seguro que resolvemos tambien este reto y podremos pasar al siguiente vagón."

En la carta ponia: si al siguiente vagón queréis llegar esta prueba tendréis que superar.
La prueba consistía en que tenían que superar una serie de obstáculos muy complicados. De repente todo el vagón se lleno de obstáculos. Como Juan era muy hábil iba el primero y todos los demás le seguían, se les hacía muy complicado conseguir este reto pero Juan levantó los ánimos haciendo cantar a todos a la vez una canción muy sencilla que habían aprendido en el cole. Con los ánimos y las canciones todos lograron superar los obstáculos, todos menos un niño regordete que no podía pasar un obstáculo porque el obstáculo era muy esrtecho. Al cabo de un rato todos seguían animando al pobre niño para que pudiera salir de ahí, entonces Juan se dio cuenta de que estaban perdiendo mucho tiempo, y se dirigió al genio y le dijo: "deseo que mi amigo pueda pasar perfectamente los siguientes obstáculos sin ningún problema" y así fue, el genio le concedió su deseo y el niño de repente pudo salir sin problema alguno del obstáculo donde estaba atascado y superó los demás, cuando al final todos estaban juntos al lado de la puerta que conducía al siguiente vagón.

Sujetaban la puerta Quijote, Lázaro y Sancho para que pudiesen pasar todos antes de que se cerrase. Este nuevo vagón era muy extraño. Un nuevo personaje apareció en escena. Era un burro blanco que tenía la capacidad de hablar se presentó como Platero, y les explicó que en ese vagón había un mundo diminuto con otro tren dentro de él que debían coger. Que iban a reducirse en tres, dos, uno, PLASH, estaban de repente en otra estación y otro tren...

Todos muy emocionados porque: era la primera vez que montaban en el tren de la lectura, no sabían por cuantas selvas de tinta pasarían y cuantos valles de papel verían .Todos se asustaron cuando sonó "¡CCHHUUUU , CCHHUUU!" -" todos los lectores a bordo" ese era el principio de un largo camino lleno de misterios y poesías .
La primera parada fue donde empezó todo en Papir (Egipto) estuvieron viendo los principios del papel y en el río Libro (Nilo) donde vieron a un gran poeta el cocodrilo Mandrilo; vive en el libro si lo quieres encontrar río abajo has de nadar el siempre para desayunar una sardina de alta mar para comer una gacela cocer y para cenar un filete de jaguar.
Cuando hubieron comido todo esto se cargaron de papiros, pergamino, papel, incluso algún ordenador, y el cocdrilo Mandrilo muy contento con su visita gritó un conjuro "BIRLI BIRLOQUE CABEZA BODOQUE"  que les devolvió a su tamaño original y Platero les comunicó que podían pasar ya al nuevo vagón..

Todos estaban muy contentos por haber superado tantos retos y poder pasar al siguiente vagón, cuando al abrir la puerta vieron como todo el vagón se transformaba en un bosque.De repente vieron de nuevo al hombre malvado que odiaba los libros, pues bien el siguiente reto era acabar con él en un bosque. El hombre, tapado con una capa negra, se escondía muy bien y era muy complicado encontrarle. Los niños cansados de buscar decieron hacer una pequeña reunión, Cuando de repente a Juan se le ocurrió una fantástica idea: Nos separaremos todos en grupos de 4 para que así nos sea más fácil encontrar al hombre malvado, y para poder comunicarnos todos llevaremos unos walky talkies. A todos les pareció una buena idea así que formaron los grupos y se pusieron manos a la obra. Cada grupo tomo una dirección distinta pero todos con el mismo objetivo, encontrar al hombre, Empezaba a oscurecer, cuando una niña de el grupo de Juan dijo haber visto algo, Todo el grupo fue hacia donde la niña había visto algo moverse, y en efecto era el hombre de la capa negra, éste intento escapar pero los niños le empujaron al río de las letras y la corriente de las vocales se llevaron al hombre, Juan avisó a sus compañeros de su victoria atraves del walky talkies. Todos se reunieron donde habían vencido al hombre de la capa negra cuando de repente apareció de la nada una puerta que conducía al siguiente vagón.

En el siguiente vagón había un dragón peleando con una hombre .Juan sabía que era la historia de San Jorge y el dragón.San Jorge tenía miedo del dragón porque le había roto la espada  y pidió ayuda a los niños, pero solo podia pelear uno, sino la batalla seria injusta, entonces todos miraron a Juan como diciendo que luchara él. Juan se armó de valor y dijo, que pelearía en lugar de San Jorge, Juan se dirigió corriendo hacia el genio y le dijo "des...." de repente el genio le interrumpió y no le dejó terminar la palabra, el genio le dijo a Juan: " solo te queda este deseo, tienes que tenerlo en cuenta y pensar bien en lo que vas a hacer" Juan le contestó que estuviera tranquilo, que sabía lo que hacía, riendo dijo: "deseo tener otros 3 deseos mas" y el genio se lo concedió, seguidamente Juan le dijo de nuevo al genio "deseo tener super poderes" se oía como todos los niños murmuraban diciendo: " ¡Que buena idea!, ¡Es un deseo estupendo! " Juan sin mas demora se dirigió al dragon, éste (el dragón) le lanzó una bola de fuego a través de la boca, Juan esquivó la bola y se subió encima del dragón, le agarró de la boca para que de ese modo no pudiera echar más bolas de fuego, el dragón se movía mucho, tanto que a Juan le recordó las atracciones de los toros de las fiestas de su pueblo. Juan cogió una navaja que tenía en el bolsillo y se la clavó al dragón, este se cayó de golpe al suelo echando humo por la nariz de agotamiento, San Jorge le dio miles de gracias a Juan, y pensó que le debía un favor a Juan entonces se le ocurrió una idea... fantástica le invitaría a Zaragoza una ciudad hermosa. Cuando llegaron a Zaragoza decidieron ir a la Librería Central donde encontró otro libro, éste con la tapa colorida y muy brillante del que salió una hada y el hada le dijo entra, entra y verás lo que te espera Juan ...
entró sin saber lo que le esperaba, cuando entró se dio cuenta de que estaba en el libro de Geronimo Stilton y dijo ¡Por mil quesos de Bola!. Ya empezaba a hablar como él, se miró de arriba a abajo y se dio cuenta de que era el ,el ratón protagonista , el gran Geronimo y se encontraba en su cama con su pijama de quesos. Pensó tranquilo Juan si el cuento ha empezado también tendrá que acabar. Pero no era consciente de lo que tendría que pasar. A Juan le encantaban los libros de Gerónimo Stilton. Daba la casualidad de que en su casa, tenía una estantería llena de películas y libros sobre Gerónimo.
Las aventuras, para él, acababan de empezar.

En ese mundo lleno de ratones y de fantasía, había cosas malas y cosas buenas.
Como Juan se había convertido en Gerónimo, le gustaba muchísimo el queso de bola. De ahí vienen las cosas buenas. Había edificios enteros hechos de queso bola y de otros muchos quesos y un montón de pizzerías.
Pero las cosas malas eran que había princesas en apuros y suficientes y horrorosos monstruos como para meterse debajo de la cama.
En el caso de las princesas apuradas Gerónimo Stilton no tenía más remedio que recitarles a las damas esta poesía tan cortita:
Las rosas son rojas,
y me gustas tanto como a un queso de bola.
Así que se podría decir que Gerónimo (y también Juan) eran unos conquistadores de primera.


Este mismo día, Gerónimo tenía que empezar una nueva aventura sin sus amigos y su genio. Esta aventura consistía en averiguar dónde estaba el hombre malo malísimo. No tiene pistas ni nada sin su genio. Geronimo dijo: ¡''Por mil quesos'' y mis amigos!. Mientras él intentaba buscar al hombre malo malísimo sus amigos se estaban preguntado ¿y Gerónimo? Don Quijote se dio con el libro en la cabeza para ver si puede entrar en el libro. Su compañero Sancho dijo: ¡Para, yo creo que se las arreglará él solo, poprque es muy valiente, y encima con el genio...
Pero por desgracia el genio dijo: Yo estoy aquí.


Gerónimo se levantó muy temprano, como a las seis de la mañana.
Desayunó, se vistió, se colocó los cascos y se puso a correr.
Recorrió toda la ciudad entera, pero la tragedia sucedió cuando se dirigía a su casa.
Un enorme monstruo verde y viscoso, de cinco cabezas, cuatro brazos y 10 dedos en cada mano (en total 40 dedos), estaba aterrorizando a Ratónobich (la ciudad protagonista).
Juan como se había leído muchos libros, sabía lo que tenía que hacer.
Se fue a su casa, se quitó el chándal, se puso su armadura, cogió la espada y se fue a salvar a Ratónobich.
Pasaban horas y el monstruo seguía intacto y Juan cansado pero decidido, siguió luchando.
Al final Gerónimo le clavó la espada, en todo el estómago. Y ASÍ ¡EL FUE EL VENCEDOR!
Se fue a su casa, cenó y se echó a dormir.



Al día siguiente Gerónimo se levantó y de repente se vio una puerta, y era para pasar al otro vagón!. Juan pasó y se puso en su cuerpo humano pero, no encontraba a sus amigos ni al genio. Así que tuvo que continuar solo por el vagón pero, este vagón no era un vagón cualquiera de pronto el vagón se convirtio en una casa terrorifica.
Y Juan se dijo a si mismo: Tranquilo Juan, tranquilo que solo es una casa.- Al llegar la noche la casa empezó a rugir y Juan muerto de miedo, empezó a buscar una salida pero no había ninguna. De repente la casa estaba tragando intentando comerse a Juan, pero Juan miró a todos los lados y vio una lámpara así que se agarró con todas sus fuerzas hasta que la casa dejó de tragar.

Entonces, se descolgó y encontró a una pequeña niña, que aterrada se había escondido en un armario. Encontraron la salida y apareció una puerta grande y dorada. Pero esa puerta tenía algo en particular, la puerta contenía un acertijo que decía así: "¿ Cúal es el animal, que por el día, camina a cuatro patas; al medio día camina con dos y por la noche camina con tres?". Juan lo supo enseguida, pues, esa misma mañana lo había leído en su libro de lengua. Era el humano. Acertó y la puerta se abrió. En ese vagón estaban todos sus compañeros, todos menos uno. Ese uno, se lo llevó el hombre misterioso. La niña de la casa encantada, les contó a todos la hazaña de Juan y, lo apodaron "Juan sin miedo".

Decidieron sentarse todos, para saber quien era el que faltaba, pero todos los asientos estaban ocupados. Sabemos que falta alguien pero ¿quién es, si no quedan asientos libres?, tras un nuevo recuento se dieron cuenta que era Platero. Claro como es un burro, no ocupa ningún asiento. Tras una reflexión el genio sugirió llamar a algún amigo del burro blanco, como se había dejado el móvil, miraron en la agenda y llamaron a un tal Babieca, que se presentó de inmediato para ayudar, con su dueño el Cid.


Y en este vagón ya con sus amigos de nuevo, Juan se decía a si mismo: ¡QUE COSA MAS RARA!
Él y sus amigos siguieron hacia la siguiente aventura.
De repente, al entrar en otro vagón, se encontraron en la prehistoria, con muchos clases de dinosaurios.
Se tuvieron que enfrentar a un T-Rex. Juan le pidió al genio un deseo, pues le quedaban dos.
Juan dijo: ¡Deseo ser mucho más grande y mucho más fuerte que este dinosaurio!
El genio se lo concedió y el chico se transformo en lo que él exigió.
Lucharon entre ellos. ANIMAL CONTRA UNA PERSONA MUY ANIMAL.
Ganó el chico, claro esta.
El genio le dijo: Te aviso; SOLO TE QUEDA 1 DESEO.
Y el niño (ya transformado a su cuerpo normal) le dijo: Que sí pesado. Deseo tener 3 deseos más.
El genio dijo: ¡Hecho!
Babieca resopló y el Cid comentó con un aire muy señorial que no podían olvidarse de Platero, que seguía perdido por el mundo de las letras.
Quijote recordó que la pipa del genio era mágiga. Le hizo fumar y una gran W salió y todos pudieron subirse en ella para así volando observar desde arriba para poder buscar mejor al burrito blanco.

Y entonces, pasaron por un lago y vieron algo blanco que se movía y era el burro! Bajaron hasta el lago y lo cogieron. Pero, al volver a subir no encontraron el vagón, y Juan dijo: Mirad allí una puerta. Todos corrieron hacia la puerta era la puerta para pasar al otro vagón, pero esta puerta tenía un trabalenguas, y decía así:
En el monte hay una cabra
ética, perlética, pelambrética, peluda, pelapelambruda.
Tiene unos hijos
éticos, perléticos, pelambréticos, peludos, pelapelambrudos.
Si la cabra no fuera
ética, perlética, pelambrética, peluda, pelapelambruda,
no habría tenido hijos
éticos, perléticos, pelambréticos, peludos, pelapelambrudos
Así que lo tenían que descifrar pero el inconveniente era que había que decirlo rápido y a ninguno le salía entonces Juan le dijo al genio: Deseo poder decir el trabalenguas. Y el genio respondió: Vale.

Así que la puerta se abrió y pasaron al otro vagón, pero este vagón de repente se convirtió en el tren en el que estaban al subir, aunque este vagón tenía muchísimas trampas. Tenia: asientos que se levantaban, mesas que giraban y puertas que se abrían y te daban en la cara. A Sancho le dio una puerta en toda la cara y se le puso el ojo morado, la nariz roja y tenía unos cuantos chichones en la cabeza, y dijo: Ay mi cara, que daño.
   Los objetos no paraban de pegarles. Les pegaban a tal velocidad que ni se podían defender.
Así que Juan le pidió al genio que les protegiera un campo que resistía cualquier cosa.
Finalmente consiguieron salir, pero ahora para pasar al siguiente vagón tenían que completar un acróstico con el nombre de "QUIJOTE DE LA MANCHA", entonces el mismo Quijote dijo: De esto me encargo yo:
Quien puede igualar tus hazañas.
Una mujer fue tu guía,
Imagen ideal que te forjaste.
Joya buscada
O tal vez creada,
Tierna seductora,
Eterno sueño, asi fue
Dulcinea del Toboso.
Enamorado del amor
La realidad no contaminó,
A pesar de sus golpes,
Mas que a tus huesos.
Algunos diran que estabas loco,
No pueden entender los ideales,
Como yo te veo eres
Humano y mas que humano
Alma justa en pos de un sueño.
Todos se quedaron super impresionados con las palabras que Quijote recitó.
Pero pasaron al otro vagón con decisión.
De repente Juan  se despertó sobresaltado, se había quedado dormido en la cama mientras leía, Cerró el libro apagó la luz y volvió a dormirse con una sonrisa, esperando volver a soñar para poder reencontrarse con todos estos amigos.

CUENTO CORPORATIVO

Para poder seguir con la confección del cuento corporativo se debe entrar en la página www.coompone.com
Registrarse como usuario, es muy fácil.

Una vez registrado en buscador de letras se pone ceiplabordeta, y desde allí  podremos mandar las propuestas para la confección de nuestro cuento.

martes, 27 de marzo de 2012

CUENTOS PARA SENTIR


CUENTOS PARA SENTIR.   Educar las emociones   Ed. SM
Autora:  Begoña Ibarrola


Este libro trabaja a través del cuento para identificar:

ALEGRÍA, TRISTEZA, ENFADO, MIEDO, ORGULLO, ENVIDIA Y CELOS, CONFIANZA EN UNO MISMO, VERGÜENZA Y CULPA.

Cada emoción se explica brevemente antes de pasar a una serie de cuentos referidos al tema. Al final de cada cuento hay una serie de reflexiones que invitan al niño al diálogo y a la interiorización de una serie de valores y principios, posibilitándole de forma interactiva la modificación del cuento, así como su expresión a nivel plástico.